Frágil como un cristal – Libro

portada

¿Crees que el amor es delicado como el cristal?

Las relaciones humanas tienden a ser frágiles, algunas se parecen al cristal pues al quebrarse nunca vuelven a ser lo que un día fueron. Para bien o para mal, ese rompimiento, les añade un cambio, una nueva oportunidad, si desean arriesgarse, o la última, si su plan es abandonarlo todo.

Fabián y Sebastián son un claro ejemplo de lo antes mencionado. Un amor a destiempo, sin medida, descuidado, más allá de toda distancia, entre lo físico y lo espiritual. Dos amantes que vieron quebrarse ante sus narices lo que más les era de preciado, su propia relación.

Historias de Amor donde seguro te identificarás y sentirás la experiencia de esos momentos donde tienes el encuentro con ese Amor que siempre has idealizado en una persona.

¿Quién es Luca Fischer?

Es un escritor uruguayo. Quien ha participado en concursos literarios a nivel internacional, siendo seleccionado en antologías de libros.

“Frágil como un cristal” abre sus páginas a una serie de experiencias, narradas desde la fantasía pero basada en Historias Reales de Amor, donde de seguro te identificarás como un protagonista más de los amores y desamores que se cuentan.

¿Es tu historia de amor, frágil como un cristal?

¿Eres capaz de amar y perdonar aunque el cristal se haya astillado?

Descúbrelo en “Frágil como un cristal”, vive las emociones en sus Relatos de Amor y Desamor.

¿Dónde puedes leer más sobre Luca Fischer?

En el blog “Desafíos Literarios – Sección: Otros Colaboradores

Pide tu ejemplar haciendo clic aquí.

Curso completo de Adobe Photoshop desde cero

Aprovecha toda tu creatividad y sorprende al mundo con tus creaciones. En este curso aprenderás a dominar Photoshop completamente, no necesitas ningún tipo de experiencia o conocimientos, aprenderás paso a paso cómo crear imágenes increíbles utilizando esta poderosa herramienta. El uso de un software no puede ser una limitación para tu creatividad, dale clic al enlace y aprende Photoshop hoy mismo.

CURSO PRÁCTICO DE INSTAGRAM Y TIKTOK MARKETING

¡-90% Descuento! Curso Monetización en TikTok e Instagram – Insta-Master

 Aprende de Algoritmo, Branding, Viralización, Tráfico, Marketing y Ventas en Instagram y TikTok.

 Aprovecha sólo por hoy 6 de septiembre el 90% de Descuento.

 El precio habitual de este curso presencial es de $200 USD pero HOY PARA TI por sólo $20 USD.

✓ Tendrás Acceso de Inmediato y Para Siempre al Curso.

 Obtén tu Certificado Avalado por Hotmart al terminar el curso.

¡Atención! Si te inscribes esta semana recibirás 3 BONOS EXTRA1) Acceso a 1 Grupo de Engagement por Whatsapp. 2) E-Book: De 0 a 1,000 Seguidores en 2 Semanas en TIKTOK. 3) Curso de 6 Horas de Marketing de Afiliados con Hotmart e Instagram (Valorados en $97 USD, ¡Hoy Gratis!)

Haz clic en la imagen y compra AHORA MISMO el curso que cambiará tu vida.

FRÁGIL COMO UN CRISTAL

FRÁGIL COMO UN CRISTAL

El amor que te di
tuvo la fragilidad de un cristal,
tan bello, tan sensible,
mal sabía que para ti no tenía valor.

Para ti un juego,
para mí una meta de vida,
quererte hasta volvernos viejos,
para ti un simple juguete, otra conquista.

Y entre mentiras y juegos psicológicos,
entre migajas de un “te quiero” fingido,
encontré hecho añicos un corazón que te regalé para que hicieras de el lo que se te antojara.

Fue mi culpa lo sé,
te dejé hacer y deshacer,
y este amor me lo devuelves
hecho trizas.

FRÁGIL COMO UN CRISTAL

El amor que te di
tuvo la fragilidad de un cristal,
tan bello, tan sensible,
mal sabía que para ti no tenía valor.

Para ti un juego,
para mí una meta de vida,
quererte hasta volvernos viejos,
para ti un simple juguete, otra conquista.

Y entre mentiras y juegos psicológicos,
entre migajas de un “te quiero” fingido,
encontré hecho añicos un corazón que te regalé para que hicieras de el lo que se te antojara.

Fue mi culpa lo sé,
te dejé hacer y deshacer,
y este amor me lo devuelves
hecho trizas.

A la espera de un Te Quiero

Ya ha pasado una semana desde que le di el sí a mi esposo, y te sigo llorando. Siento que te estoy traicionando. Alejandro es súper comprensivo, y le agradezco al cielo toda la paciencia que me tiene. Muchas veces pienso que tú nos uniste de alguna manera.

¡Ay, amor! Se me hace muy cuesta arriba no ver esos ojos castaños mirando los míos, procurando una respuesta a una pregunta que no sé responder, desnudando mi alma con cada parpadeo.

Hoy recibí una carta, y quedé en shock al reconocer tu letra. Creí que el corazón había salido de mi cuerpo y latía extra corporalmente. Fue una sensación estremecedora. Sudé frío, y no contuve el mar que descendió sobre mí, empapando cada milímetro de mi ahora tembloroso y pequeño cuerpo.

Demoré en abrir la misiva. Sentí que me iba a destrozar leerla porque la escucharía como si me la narraras tú. Me dejé caer sobre el sillón de la sala, en el que tantas veces compartimos un abrazo, un beso, una caricia y lentamente fui dejando que me hablaras, y tu voz se hizo presente.

-“Si estás leyendo esto es porque mi corazón falló, mi amor.” – Quise dejar la lectura ahí mismo, en esa desgarradora primera frase, pero no pude, necesitaba saber qué tenías que contar.


-“Mi querido Fabián, han pasado cuatro hermosos años a tu lado. He amado cada segundo que hemos compartido, es cierto, no fue color de rosas, pero el amarte me ha enseñado a hacerle frente a la vida, me diste herramientas para ser fuerte. No me arrepiento de nada.

Estuve todo este tiempo a la espera de un “Te quiero” que no llegó.
Siempre me dijiste que no te enamoraste de mí, y yo te dejé ser libre porque te amo.
Soñaba con que me presentaras a tu familia, y sintieras orgullo de mí, que se te llenara el pecho al decir que el amor de tu vida es este ser que hoy te escribe, en su lecho de muerte.

Amor, te pido que no sufras, no te recrimino nada, y espero que tú no te auto inflijas daño, no te entregues al dolor, no estabas obligado a amarme.” – Me levanto, y le pego un puñetazo a la pared del cuarto de estar, estoy furioso. No puedo perdonar que no estés aquí para decirte todo lo que callé, y ahora vivo una vida que no es para mí, con alguien que me ama pero al que yo no correspondo.

Alejandro intenta abrazarme, en vano.

Me alejo de él, salgo a la calle y vuelvo a escucharte.


-“¿Te acuerdas de nuestro paseo a aquel parque acuático?
Quería que el tiempo se detuviera en ese momento, en ese frío en la barriga que me provocaba cosquillas, sin miedos del qué dirán, te miraba, y estabas feliz. Era lo único que me importaba, tu felicidad, la nuestra.


Sé que me amaste pero me faltó esa confirmación, que me habría llenado de esperanza, de ganas de luchar para darte mi mejor versión, y hacerte el hombre más dichoso.” – Siento tu mano acariciando mi rostro, enjugando las lágrimas que caen a borbotones.


-¡Necesito un desfibrilador! – Exclama el doctor
-Pulsaciones bajando a 35lpm – Le informa la nurse
-¡Lo perdemos, doctor! – Avisa una enfermera
-¡Apliquen RCP ya, si no reacciona una dosis de adrenalina! -Exige el médico


Lo último que recuerdo es haber dicho tu nombre: Sebastián

Príncipe de mami

El día que partiste, dejé de respirar. Se fueron contigo todas y cada una de mis alegrías. Ya han pasado veinte años, y aún sigue doliendo. El cielo decidió llevarte, y el príncipe de mamá, me dejó aquí, con el alma partida. No supe ni quise entender por qué. Probablemente haya sido egoísta.

¡Ay, angelito de mami! Otro cumpleaños que no te tengo conmigo, que te lloro, y el firmamento parece no escucharme.

¡Hoy no he de morir!

Un sudor frío corre por mi espalda, siento los músculos tensarse. La respiración se entrecorta y el corazón bombea más rápido. Intento moverme, sin ningún éxito. Tengo que escapar de aquí. De algún modo, debo idear un plan. Una figura masculina me dice algo que no consigo descifrar. No habla español.

–¿Qué quiere de mí? – Pienso y noto las lágrimas caer al suelo. El desconocido, me empieza a tocar, a besar, y yo no puedo quitarme a este ser depravado de encima. La impotencia, la rabia y el asco me consumen. ¿Cómo vine a parar aquí? ¿Dónde estoy? ¿Por qué no puedo moverme? El indeseable ser, luego de penetrarme se sale de arriba de mí. Se va, y tranca con llaves la pieza inmunda. Yo del estrés me duermo.

Al despertar percibo que puedo usar mis manos, me desato. Suena la puerta, y me encuentra en pleno escape. Corro, en dirección contraria pero es más grande y termina por atraparme. Me ata a la cama. Le pido que se acerque, que necesito decirle algo al oído. Lo hace. Le muerdo la oreja con todas las fuerzas que me quedan. Me grita, me golpea, y yo solo quiero que se vaya. Me río porque sé que he de morir pero no hoy porque mañana volveré a soñar lo mismo

Mariposa Negra

¿Por qué a mi hogar hoy entras y con tu aleteo anuncias desgracia?

¡Responde, insensata! – Exijo.

¿Ha llegado por acaso mi hora, y he de entregar mi alma a tu desdichada presencia?

De mí se burla, intento matarla, sin éxito.

Revoloteando cada vez más rápido se acerca a mi rostro, y me va asfixiando, hasta dejarme sin aliento.

Me da el beso de la muerte y de mis labios, una de sus hermanas emerge en busca de una nueva víctima.

Él será mejor

“Crece la ola de asesinatos de mujeres y niñas en el país…” – Escucho al periodista, y pienso en la inseguridad, en cómo nos hemos acostumbrado a este tipo de acontecimientos que no son para nada normales.

Corro al cuarto, y abrazo a mi esposa, al verme llorando pregunta qué me pasa. Le pido que apenas se aferre a mí.

– Te prometo que Mateo va a ser otro tipo de hombre cuando sea adulto. Lo vamos a educar con valores, aprenderá a respetar a las mujeres. Le enseñaremos que no se levanta la mano para herir, que se usa para acariciar, para mimar, para demostrar cariño.

Mi señora me mira, y una tormenta desciende sobre sus mejillas.

– Nuestro pequeño será un caballero, y nosotros, lo ayudaremos a ser bueno con todos. – Me tranquiliza.

– ¡Gracias amor, porque sin ti no sé si podría!

– Claro que sí. No me queda ningún tipo de duda. – Me besa en la frente y se va.

Me despierto, y no consigo parar de temblar.

Me toca criar solo a mi hijo, a mi esposa la violaron y la mataron, hoy volví a soñar con ella, y no será fácil pero sé que nunca dejaré que mi niño se transforme en un monstruo, se lo debo a él, a mi mujer y a todas las que como ella hoy no puede criar a su hijo por un ser despiadado que les quitó la vida.